bill nogal who killed woody bill

El muerto Bill: ¿quién querría su millonaria herencia? (#2)

Un mes después de nuestro primer Diario de desarrollo, volvemos a la carga. Si con nuestra entrega inicial hablamos del Detective Manzano, auténtico protagonista de la aventura, ahora toca analizar la figura del señor que da nombre al juego: ¿quién mató a Woody Bill?

Esta vez hemos raptado por estos lares a Adrián Castro, nuestro Narrative and Game Designer. Apuntándole con un dummy en la cabeza, nos ha contado algunos detalles importantes, como qué vamos a esperar de Bill como personaje. «En el diccionario, junto a la definición de peculiar, aparece la cara de Bill. Un señor que se escapa de la imagen que tenemos de multimillonario y que dedica todo su esfuerzo al prójimo. Esto último ha provocado que algunos tengan más recelo del deseado hacia su persona y que no se le mire con buenos ojos en algunos círculos. Bill es un apasionado de la pintura y la escultura, tiene una elegancia exquisita y un saber estar envidiable. La discreción, a pesar de las aventuras conocidas, siempre ha sido su fuerte», subraya Castro.

Pero a pesar de este lado positivo, también tiene uno oscuro, si se le puede llamar así: «Se podría decir que Bill es todo un señor, si esa palabra tuviese algún tipo de sentido categórico. Bill esconde un lado excéntrico que sólo deja ver en las partes más importantes de su vida, cosa que parece incoherente tiene mucho sentido. Nadie esperaría de él ese tipo de actuaciones y es ahí, en lo inesperado, donde se conoce a las personas; según Bill».

«Siendo un hombre de poder, querido y amado a partes iguales, cualquiera que estuviera en su círculo social podría haberlo matado para saciar su interés económico. El señor Nogal ejercía un gran poder en la comunidad y deshacerse de él significaba quitarse del medio a aquel que ha manejado los hilos, para bien o para mal, en Dollorama», recalca Adrián.

«Nadie esperaría de Bill un lado excéntrico en su vida, pero es ahí, en lo inesperado, donde se conoce a las personas»

El muerto Bill: ¿quién querría su millonaria herencia? (#2)

¿Y el amor?

A Bill lo quería matar mucha gente, ¿pero también en su círculo más personal? La única realidad es que la relación con su hija Berta siempre ha sido muy tensa, y de ese conflicto puede nacer cierta discrepancia… ¿hasta el punto de ser la posible asesina? «Bill tiene un concepto especial de la educación y la crianza. Berta ha gozado de todo lo necesario para realizarse como persona en cada etapa de su vida, pero nada ha sido gratuito; todo ha tenido que ganárselo con su propio esfuerzo. Bill no le ha negado nada, pero tampoco se lo ha regalado«, indica.

«Esto, a los ojos de Berta, contrasta con el espíritu bondadoso de su padre a la hora de ayudar a los necesitados. Bill siempre le decía que ella no era una necesitada y que tenía que aprender a valorar el privilegio que tenía, ese por el que muchos matarían», finaliza.

Esta forma de ser de Bill no es casualidad. Para nuestro querido Adrián, la principal referencia a la hora de crear este personaje fue un profesor suyo, un pequeño homenaje que se quiere rendir a una importante figura en su vida. «Bill responde al 100% a un profesor que tuve en la secundaria; a mi tutor y profesor de inglés Juan López. Él murió al poco tiempo de dejar de darme clase debido a una enfermedad pero siempre admiré su carácter británico y su manera de relacionarse con el entorno que le rodeaba. No he querido buscar referentes ficticios porque pienso que podrían restar credibilidad al personaje de Bill y en un juego como este no podemos pasar por alto ese aspecto».

Ya hemos tratado a Manzano y a Bill, los dos ejes centrales de la obra. Próximamente tendremos a más personajes, aunque nos hemos quedado con ganas de saber si Bill tenía una amante celosa. Por desgracia, nos han tenido que callar.

Tiesoft no es una panda de chivatos y menos con nuestro anfitrión Bill, las intimidades tendrá que descubrirlas el jugador conforme avance en la historia. Nosotros no entramos en los escarceos amorosos del señor Nogal

Acerca del autor: Nacho Requena

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.